viernes, 5 de abril de 2013

Besos de murciélago de Silvia Hervás



http://2.bp.blogspot.com/-AtE8CWBKvGk/T90BqCvPKEI/AAAAAAAADFk/8_RSESCfmf0/s400/Besos-de-Murcielago.jpg  James, un chico de la alta sociedad inglesa, va a pasar las vacaciones de Navidad con los Graham, una familia de clase media americana. Kesley será la encargada de hacerle de anfitriona, pero la verdad es que no lo tendrá nada fácil: la personalidad excéntrica y sofisticada de James se desvelará muy pronto. Acostumbrado a un tipo de vida propio de las élites, no aprueba ni a los amigos, ni al hermano rasta, ni la comida, ni la forma de vestir de Kesley. Jame extiende periódicos para sentarse en el autobús, compra los alimentos más caros y exclusivos del supermercado, pide taxis cada día y humilla a Kelsey con sus comentarios impertinentes.

A pesar de las continuas peleas, de las ironías fuera de tono del inglés y de los cortes exasperados de Kelsey, la convivencia les forzará a establecer pactos y, poco a poco, el abismo que hay entre ellos se irá estrechando. Hasta una noche, con unas copas de más, y ante la sorpresa de Kelsey, James la besará con la escusa del muérdago navideño.


本Ficha Técnica

Nombre original: Besos de murciélago
Autor: Silvia Hervás
Editorial: Montena
Año: 2012
Género- Romántica Juvenil
País: España
Idioma: Español 

Conocí este libro de pura casualidad mientras vagaba por internet leyendo acerca de nuevos escritores y me salió Silvia Hervás con su primer libro Besos de Murciélago. Leí la reseña y se me hizo interesante y cuando leí el primer capítulo no podía dejar de reír que decidí leerlo por completo.

La historia y las situaciones son de lo más normal. James un chico inglés va de intercambio a Estados Unidos para la Navidad con la familia de Kelsey, peroooo....James es un enfermo de la limpieza, de la rectitud, del orden, de la comida sana...bueno es una persona casi metrosexual que se arregla las uñas, se pone crema para la resequedad, y se baña por horas para que los gérmenes no se le queden pegado al cuerpo.

Kelsey y su familia es todo lo contrario. Ella se viste con pantalones y sudaderas, no se arregla, poco femenina y come comida chatarra. Su hermano Marcus es un chico con rastas, sucio y que fuma mariguana.
 Una imagen que encontre por allí que describe un poco a James . El helado sobra porque el jamás comería algo lleno de azúcar y que pueda causar que engorde su bello cuerpo. 


║Estuvo a punto de gritar cuando tuvo ante sí la silueta del hermano, Marcus. Si ella parecía recién sacada de un basurero, este acababa de regresar de la guerra. Tenía el pelo largo, con rastas pegadas entre sí que combinaban en estilo con una gastada camiseta gris hecha trizas. James se acercó dando pasos cortos, temiendo que aquel hippioso le contagiase piojos o algo parecido.║


Cuando James empieza a vivir con esta familia y se da cuenta de que tendrá que soportar por un mes los gérmenes alienígenos de la familia Graham, es cuando empiezan los problemas.
 
James y Kelsey se odian y se insultan cada segundo. Al principio sus peleas eran súper divertidas, pero con el paso de la historia, estas peleas empiezan a ser un poco repetitivas. Así como las situaciones exageradas de James dejan de ser creíbles (aunque creo que si existen personas así). Los insultos y las discusiones empiezan a sobrar y la autora empieza a poner mucho relleno para explicar los ataques de James que a veces sobra. No es un punto malo, porque son situaciones cotidianas como ir al supermercado o tomar el camión, pero hay ocasiones en que las peleitas suenan igual que al capítulo anterior.


║Me recuerdas a mi abuela —objetó él tras evaluarla—. Aunque, creo recordar, ella tenía la piel más tersa. A los ochenta —añadió.

—¡Cierra la boca! Tú no tienes derecho a opinar en este asunto.

Algo que me llamó la atención es que la autora pone algunas cosas  que para mí no fueron nada creíbles. Una: pone a todas las mamás como ángeles caídos del cielo que se dirigen a sus hijos y a las personas en general como "terroncito de azúcar", "calabacita".... ¿qué mamá habla así? yo no digo que no existan pero no te las encuentras por todo el camino. Dos: hay una situación en el que un "Santa Claus" se enferma y obligan a James a fungir ese papel. Bueno yo sé que la autora quería que James hiciera un berrinche de aquellos por tener que usar el disfraz del gordo pero se me hizo algo sacado de la manga.

Los personajes (quitando a las mamás y amigos) me encantaron. James es un asco de persona pero realmente lo adoré y lo amé. Yo ya lo hubiera matado pero es encantador y súper divertido. Kelsey es una chica que gusta de estar con los amigos, bailar un rato y ver películas pero que me desesperaba por no poner en cintura al James (repito, yo ya lo hubiera matado) y Marcus, el hermano, solo de pensar en él me río. Es un chico extraño que parece un bebé fumador de mariguana. Es muy tierno y quiere mucho a su hermana y a su "cuñado", sensible y hasta se me hizo guapo, el problema es que fuma y por eso mejor me quedo con James hahaha.


║Después, sin poder evitarlo, soltó una carcajada estridente que resonó por toda la cafetería. Kelsey fue algo más discreta y se llevó las manos a la boca, aguantándose la risa.

—¿Qué pasa, acaso no os gusta? —Observó de cerca su trabajo—. Hombre, se me ha caído un poco de ceniza encima y dos o tres gotas de cerveza, pero casi no se nota —añadió, y sopló sobre el regalo como si así consiguiese arreglar cualquier tipo de desperfecto.


Besos de Murciélago es una historia muy entretenida para pasar un momento de risas y risas. Aunque hay momentos monótonos, la historia es bien llevada hasta un final un poco predecible pero que me gustó. Un buen comienzo por  parte de Silvia Hervás.

 La gente caminaba de un lado a otro arrastrando las maletas por el pulido y brillante suelo del aeropuerto. La multitud se mostraba desorientada y acudía a toda prisa a los pequeños puestos de información como si les fuese la vida en ello. Una muchacha malhumorada, acompañada de sus padres, esperaba hastiada frente a la puerta de llegadas procedentes de Londres. Repiqueteó con el pie en el suelo con actitud desafiante, intentando mostrar sin tapujos su pésimo estado de ánimo. Su madre le dirigió una sonrisa encantadora; estaba eufórica.

Mi calificación
星星星星

No hay comentarios:

Publicar un comentario